Síguenos en:

TRIBUNA DE OPINIÓN: “LA INDUSTRIA DE MASAS CONGELADAS, UN SECTOR EN CONTINUA TRANSFORMACIÓN PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DEL CONSUMIDOR”

Felipe Ruano, presidente de ASEMAC

La Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería (ASEMAC), conocida como Asociación Española de Masas Congeladas hasta el año 2012, en el que cambió su denominación, cumple este 2015 su 25º aniversario al servicio de una industria que inició su andadura en los primeros años de la década de los 80. El despegue de este sector coincidió con la valoración que el mercado hizo de un producto, las masas congeladas, que proporcionaba ventajas en cuanto a conservación, ampliación de fuerzas de ventas y aplicación de modernas tecnologías en el proceso de fabricación de un producto con el que se elaboran de forma versátil gamas dulces y saladas.

Veinticinco años después de la constitución de la Asociación y teniendo en cuenta los duros años de crisis a los que se ha enfrentado, como tantos otros sectores de la industria alimentaria de nuestro país, podemos confirmar que la industria de panadería, bollería y pastelería ha sabido esquivar estos envites de manera “sobresaliente”.

El crecimiento constante de nuestro sector se corrobora con la mejora continua tanto de los datos de producción como de facturación. En sus orígenes, la producción sectorial se situó en torno a las 22.000 toneladas, de las cuales unas 1.500 correspondían a panadería y el resto a la gama de productos de bollería y pastelería. A partir de ese año se inició un periodo de constante crecimiento para el mercado de masas congeladas, que vino acompañado también de una variación de los porcentajes en los que se repartían los segmentos de pan y bollería/pastelería.

Así, en 2014, el mercado nacional de masas congeladas alcanzó un volumen de 852.000 toneladas, de las cuales 718.000 toneladas correspondieron a productos de panadería frente a las 134.000 toneladas producidas en el segmento de bollería y pastelería. De este modo, si en los años 90, el 93% de la producción correspondía a productos de bollería y pastelería, en el año 2014 tan solo un 16% de la producción correspondió al segmento de bollería y pastelería frente al 84% de panadería.

En cuanto al volumen de facturación, en el año 1990 se facturaron 42 millones de euros, siendo su valor en el año 2014 de 1.123 millones de euros, lo que supone que el valor se ha multiplicado por 27, con un crecimiento acumulado del 2.673%. La evolución en facturación ha sufrido el mismo cambio que la producción. En los inicios de ASEMAC la bollería/pastelería representaba un 91%, mientras que en 2014 supone tan sólo un 32% frente al 68% que acapara actualmente el valor de la panadería.

A lo largo de estos años, las empresas asociadas a ASEMAC han conseguido posicionar el sector de la industria de Panadería y Pastelería en un lugar destacado de la industria alimentaria de nuestro país, adquiriendo un puesto relevante en la economía nacional, dado que el 37% de las empresas de la industria de la alimentación y bebidas se dedican a la fabricación de productos de panadería y pastas alimenticias.

Este logro no hubiera sido posible sin el esfuerzo y trabajo de las empresas que integran este sector, quienes a lo largo de estos años han elaborado productos cada vez más saludables y con mejores valores nutricionales. Han logrado, por ejemplo, la reformulación de la cantidad de sal utilizada en la elaboración de pan sin alterar las condiciones del mismo; reducir las grasas trans en productos de bollería, panadería y pastelería mediante el empleo de margarinas con niveles más reducidos o prácticamente nulos; o reformular productos para eliminar la grasa vegetal hidrogenada, consiguiendo niveles inferiores a 1 gramo de ácidos grasos trans por cada 100 gramos de producto.

También, hay que destacar que algunos de los últimos lanzamientos protagonizados por este sector son productos enriquecidos con sal yodada, vitaminas, fibras, ácidos grasos omega-3 u otros ingredientes que le aportan valor y por el que el consumidor está dispuesto a pagar más o a consumir en mayor proporción.

El futuro de nuestra industria pasa por potenciar las políticas de I+D+i para seguir lanzando novedades que nos permitan mejorar los productos y adaptarnos de forma más satisfactoria a las exigencias de nuestros clientes. A la vez, debemos ser conscientes de que en España, al igual que ocurre en el resto de Europa, asistiremos en los próximos años a una concentración de empresas que vendrá precedida por la absorción de compañías pequeñas por parte de otras más grandes. Al mismo tiempo, la internacionalización es una necesidad y una oportunidad para aportar beneficios que aumenten la capacidad de inversión y aprendizaje, así como una opción para diversificar mercados.  

Recomienda este articulo     
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006