Síguenos en:

TRIBUNA DE OPINIÓN PRODULCE: Caramelos y chicles ya no son “cosa de niños”

Caramelos y chicles ya no son “cosa de niños”

Rubén Moreno, Secretario General de PRODULCE, Asociación Española del Dulce

La industria española de caramelos y chicles consolida un crecimiento positivo año tras año, y lo hace tanto en valor como en volumen. España ocupa uno de los primeros puestos en Europa en este mercado y lo hace en parte combinando dos capacidades: innovación y exportaciones, consolidando así su papel estratégico en el futuro del sector de la industria alimentaria de nuestro país.

Las empresas que lideran esta categoría armonizan tradición con su capacidad de llegar a la gran mayoría de consumidores, adaptándose a sus necesidades y gustos, independientemente de su edad. Y lo hacen a través de un protagonismo muy alto en canal impulso y distribución moderna, adaptando su oferta a diferentes canales y apostando por una mayor segmentación de los productos por tipo de target según sus demandas. Una innovación que no solo centra su esfuerzo en la oferta de nuevos productos o sabores, sino que también se implementa en otras fases de la producción con nuevos formatos o envases que se adaptan a las diferentes ocasiones de consumo, dosis o lugares de venta.

Así, las áreas de innovación, calidad y comercial de las compañías del sector desarrollan planes a corto y medio plazo centrando sus esfuerzos en esta palanca esencial de competitividad, con nuevos y sorprendentes lanzamientos o ampliaciones de gama cada año, apostando una mayor sofisticación y funcionalidad en sus productos. Ejemplo de esta estrategia es el desarrollo exponencial que ha experimentado los productos de categorías sin azúcar, en el caso de los chicles más del 90% del consumo en nuestro país es de productos sin azúcares, y si hablamos de caramelos, los productos “sin azúcares”, o con mezcla de azúcares y otros endulzantes no calóricos, es una tendencia al alza. O por otro lado, la capacidad del sector por introducir en el mercado productos de gran valor añadido centrándose sobre todo en el consumidor adulto, con nuevas texturas, sabores e ingredientes. Además, la industria introdujo hace tiempo en sus planes de innovación la búsqueda de beneficios adicionales relacionados con el bienestar, la inclusión de ingredientes naturales, adición de vitaminas, sin alérgenos, y componentes funcionales que respondan al interés cada vez mayor del consumidor por la salud y aportan un extra al consumo.

Estos resultados se están alcanzando de manera global, no solo consiguiendo la fidelidad del consumidor español sino conquistando a personas de todo el mundo. Según nuestros últimos datos, crece la propensión exportadora de la categoría de chicles y caramelos que en 2017 ya suponía más del 50% del volumen producido, lo que significaba un crecimiento en volumen de casi el 13% y el 8% en valor respecto al ejercicio anterior. En cuanto a los principales destinos, están verdaderamente diversificadas, con más del 30% de las exportaciones dirigidas a terceros países como EE.UU., Irán, Israel o Canadá.

La industria de caramelos y chicles ha conseguido reinventarse sin perder aquello que les hace tan especiales: ofrecer placer a un consumidor con una gran heterogeneidad, que abarca todo tipo de edades, gustos y necesidades, porque los chicles y los caramelos ya no son solo cosa de niños.  

Recomienda este articulo     
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006