Síguenos en:

Las personas con algún tipo de alergia tardan 87 minutos en hacer la compra en el super

Una persona con algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria tarda de media 87 minutos en tener lista su cesta de la compra en el supermercado. Antagónicamente, para una persona sin alergias esta tarea no supone más de 32 minutos.

Así, una familia en la que alguno de sus miembros tenga alergias alimentarias multiplica, respecto a una familia sin alergias, el tiempo que emplea en realizar la compra por tres. Esta es la principal conclusión a la que llega un análisis comparativo presentado por Allergeneat, aplicación móvil que nace con el objetivo de hacer la vida más fácil a aquellas personas que son alérgicas o intolerantes a alguno de los 14 alérgenos de declaración obligatoria (productos que la ley exige a los fabricantes resaltar en las etiquetas).

Para llevar a cabo el estudio, Allergeneat ha comparado el tiempo medio que emplea en la compra una familia sin alergias alimentarias, otra con alergias y una tercera con alergias,pero usando su app. “Para realizar una compra de unos 30 productos -explican los responsables de Allergeneat- una familia sin ningún tipo de alergia emplea un tiempo medio de 30 minutos, contando desde que entra en el supermercado hasta que llega a la cola de pago”. Como se aprecia en el cuadro, una familia con alergias alimentarias casi multiplica el tiempo de compra por tres.

“Una familia en la que alguno de sus miembros sufra algún tipo de alergia -explican- se ve obligada a leer las etiquetas de los productos y eso incrementa seriamente el tiempo que dedican a hacer la compra”.

En cambio, si la misma familia hace la compra usando la app Allergeneat, reduce el tiempo de compra a la mitad. “Su tiempo invertido en la compra -puntualizan- sigue siendo algo superior al de la familia sin ninguna alergia porque normalmente miran varios productos de un mismo alimento, pero salen claramente beneficiados usando la app”.

Esta ‘app’ se descarga de forma gratuita y su utilización es muy sencilla. El usuario crea un perfil en el que especifica a qué productos es alérgico o intolerante. Después, basta con escanear el código de barras del producto y en menos de un segundo aparece en la pantalla del teléfono ‘apto’ en verde o ‘no apto’ en rojo. La app ha obtenido la calificación de 4’7 puntos sobre 5 por su diseño de experiencia de usuario UX.

Allergeneat detecta los alérgenos de la mayoría de productos de marca propia del mercado, alrededor de un 90%, y cuenta con una base de datos con más de 100.000 referencias del mercado nacional, que se actualiza mensualmente con 9.000 referencias nuevas. Esto la convierte en la ‘app’ referente del mercado, ya que las demás aplicaciones tienen apenas un tercio de las referencias y muchas de ellas son introducidas por los usuarios, reduciendo la fiabilidad de los datos. El algoritmo que sustenta Allergeneat supera tres filtros en 0,1 segundos, lo que aporta a la ‘app’cerca del 100% de fiabilidad. Otra característica que asegura la veracidad de Allergeneat es que los usuarios no tienen acceso a modificar datos. Además, no es necesario 3G, 4G ni Wifi mientras se usa.

La idea de crear Allergeneat surgió hace un año cuando a la pareja de Quim Sánchez, el creador, le detectaron varias alergias alimentarias. “A partir de ese momento -relata Quim- hacer la compra se convirtió en una odisea, ya que perdíamos muchísimo tiempo leyendo todas las etiquetas de los productos”. Entonces, Quim, que es ingeniero en telecomunicaciones, pensó que un lector de códigos de barras podría ser la solución ante este problema. “Me sensibilicé aún más cuando empecé a estudiar sobre este asunto; saber que hay 12 millones de personas en España con problemas de alergias e intolerancias, y que el crecimiento es exponencial, me hizo ponerme a trabajar en una ‘app’ que pudiese ayudarles”.

Quim, junto a su socio y compañero de profesión, José María Falcón, presentó esta idea a la aceleradora de startupsYuzz del Banco Santander. El proyecto empezó a coger forma y al cabo de 6 meses de intensa formación, ganaron el premio al mejor proyecto en el concurso Yuzz Sant Feliu 2017. Después, viajaron a Silicon Valley a recibir formación específica de emprendeduría en empresas como Facebook, Uber, Airbnb, Google, etc. Estos emprendedores han conseguido 30.000 euros de capital semilla de un grupo de inversores privados y 400.000 euros en una primera ronda de inversión.

Los 14 alérgenos de declaración obligatoria son los frutos secos, huevos, crustáceos, cereales con gluten, cacahuetes, apio, altramuz, lácteos, moluscos, mostaza, pescado, soja, sulfitos y sésamo.

Recomienda este articulo     
   .noticias del mismo dia:
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006