Síguenos en:

La industria cárnica española se reúne en MEAT ATTRACTION 2018

La industria cárnica es el cuarto sector industrial de nuestro país, sólo por detrás de la industria automovilística, la industria del petróleo y combustibles y la producción y distribución de energía eléctrica. El sector, formado por mataderos, salas de despiece e industrias de elaborados, tiene un tejido industrial constituido por cerca de 3.000 empresas, distribuidas por toda la geografía española, especialmente en zonas rurales. Aunque una parte significativa del sector son pequeñas y medianas empresas, esto no ha impedido el paulatino desarrollo y consolidación de grandes grupos empresariales, algunos de ellos líderes a escala europea.

La producción conjunta de todas estas empresas hace que la industria cárnicaocupe con diferencia el primer lugar de toda la industria española de alimentos y bebidas, representando una cifra de negocio de 24.000 millones de euros, el 22,3% de todo el sector alimentario español, en 2017, según datos de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España, ANICE.

Esta cifra de negocio supone aproximadamente el 2,2% del PIB total español (a precios de mercado), el 13,6% del PIB de la rama industrial y el 4,1% de la facturación total de toda la industria española. El empleo sectorial directo de nuestras empresas, 85.706 trabajadores, representa el 24,3% de la ocupación total de la industria alimentaria española.

Este potente sector estará representado en la única Feria de la Península Ibérica dedicada de forma monográfica a esta industria: la Feria del Sector Cárnico, MEAT ATTRACTION. El Salón, co organizado por IFEMA y ANICE, celebrará su segunda edición, del 18 al 20 de septiembre próximos, en la Feria de Madrid.

La producción porcina es la primera actividad cárnica española, y representa el 64,1% de todas las carnes, incluyendo avicultura y cunicultura. Con ese volumen de producción, que representa el 3,75% de la producción mundial, España se consolida ya en estos últimos años como el cuarto mayor productor de carne de porcino, por detrás de China (que por sí sola produce el 47,9% de la carne de cerdo de todo el mundo), EE.UU. (10,4% de la producción mundial) y Alemania (5,1%), y por delante de Brasil (3,4%), Rusia (2,6%), Vietnam (2,3%) y Canadá (1,8%). A la vez, es el segundo país europeo en producción, representando el 17,5% del total de la UE), por delante de Francia (8,6%), Polonia (8,4%), Dinamarca (6,7%), Italia (6,6%) y Países Bajos (6,3%). La Unión Europea considerada en conjunto es el segundo productor mundial, con un 21,6% del total.

La carne de vacuno ocuparía el tercer lugar en volumen (tras la carne de ave), con el 9,7% de la producción nacional de carnes, si bien en esta especie España está más alejada de los puestos de cabeza de la producción mundial, liderada por EE.UU. y Brasil. España representa el 8,2% de la producción europea, por detrás de Francia (18,8%), Alemania (14,6%), Reino Unido (11,7%) e Italia (10,4%).

Otro tanto se puede decir de la carne de ovino, cuya producción ha seguido la línea descendente no solo en España sino en el conjunto de la UE desde hace años. Aún así, España es el segundo productor europeo de carne de ovino y caprino, con un 14,0% del total, por detrás del Reino Unido (38,9%), y por delante de Francia (11,4%) y Grecia (10,0%).

En cuanto a la producción de elaborados cárnicos, hay que indicar que España, con 1,380 millones de toneladas anuales, se sitúa en cuarto lugar en la Unión Europea, por detrás de Alemania, Italia y Francia. Por productos, destacan en volumen los fiambres cocidos y en valor los jamones y paletas curados (blancos e ibéricos).

Un dato muy relevante es que la industria cárnica exportó el pasado año más de 2,3 millones de toneladas de carnes, despojos y productos elaborados de todo tipo, superando por primera vez los 6.000 millones de euros vendidos en mercados de todo el mundo, con una balanza comercial muy positiva del 477%, un dato que muy pocos sectores económicos relevantes pueden presentar, y que contribuye a paliar el tradicional déficit comercial de nuestro país.

Estas cifras globales tan brillantes se basan en buena medida en la trayectoria exterior imparable del sector porcino, ámbito donde España se ha afianzado como el tercer exportador mundial, solo por detrás de Alemania y Estados Unidos.

La parte más importante de nuestras exportaciones se dirige aún a la Unión Europea, y de este porcentaje, la mayor parte de nuestros productos va a Francia, Alemania, Portugal e Italia. Por ello, el sector tiene dos retos importantes en este terreno: seguir incrementando de forma decidida las ventas exteriores a mercados extracomunitarios, e impulsar las exportaciones de nuestros productos de valor añadido, los que nos diferencian de nuestros competidores en los mercados internacionales, empezando por emblemas de la producción española como los jamones ibéricos y serranos.

Recomienda este articulo     
   .noticias del mismo dia:
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006