Síguenos en:

LAS 11 TENDENCIAS ALIMENTARIAS DEL CONSUMIDOR HIPERCONECTADO

La preocupación por la salud y el medio ambiente, la consideración de que cualquier alimento es también una medicina y el vegetarianismo, platos fuertes del año 2017

 

Es hora de sacudir el mantel, abrir las ventanas y dejar que corran los nuevos vientos que soplan por la alimentación. Según coinciden en señalar los principales observatorios, la alimentación saludable es la gran tendencia de consumo actual. Un fenómeno que los expertos achacan a que los consumidores están cada vez más hiperconectados y son conscientes de las consecuencias que sus elecciones alimentarias tienen para su salud. Identificar y acreditar aquellos hoteles que aseguran una oferta saludable a sus huéspedes en todos sus puntos de restauración es el objetivo de Healthia Certification, el primer sello de calidad de alimentación saludable de alcance internacional dirigido al sector turístico.

 

La evidencia de que a comienzos del año 2017 algo más de la mitad de la población mundial padece sobrepeso u obesidad (con China, Estados Unidos, Brasil, Rusia, India y México liderando el ránking) ha motivado que aproximadamente uno de cada dos hombres y mujeres del planeta estén en estos momentos intentando perder peso. A consecuencia de ello, durante el año 2017 seguirán incrementándose los clientes que restringen o apartan de su dieta ciertos alimentos con un elevado contenido en sodio, grasa o azúcar por estar estrechamente relacionados con las enfermedades que padecen (diabetes, hipertensión, arterioesclerosis, etc.).

Aunque las tendencias nacen, crecen, se reproducen y mueren, dando lugar a otras nuevas, parece confirmarse que los consumidores tienden progresivamente a adaptar su alimentación a su filosofía de vida, apostando por recetas basadas en conceptos, más que en ingredientes. Para la revista `Quality Assurance and Food Safety´, la tendencia dominante hoy en día es la simplicidad no exenta de placer, seguramente porque el exceso de derivados cárnicos (carnes rojas, embutidos, etc.) y productos procesados registrado en épocas pasadas ha terminado por calar en el consumidor global.

En concreto, éstas son las 11 tendencias gastronómicas que estarán de moda entre los huéspedes durante el año 2017, según pronostican las principales empresas que analizan el mercado:

1. LA SALUD, LO MÁS IMPORTANTE. El consumo de alimentos frescos no es más que la punta del iceberg de una lista de la compra cada vez más saludable. El envejecimiento de la población y el intento de eludir enfermedades crónicas, ha provocado que hasta un 70% de los consumidores reconozcan estar adoptando pautas nutricionales para prevenir diversas enfermedades. Esto es especialmente importante entre los mayores de 40 años, para quienes la salud es la prioridad número uno, mucho más, incluso, que la familia, el trabajo o el dinero, según concluye el ‘Informe Nielsen 360º’.

2. A GRANDES MALES, GRANDES REMEDIOS. A pesar de la atención prestada a la salud personal y el bienestar, el porcentaje de personas con sobrepeso u obesidad se ha triplicado en cuatro décadas, tanto en adultos como en niños. Esto ha motivado que una de cada dos personas del planeta reconozca estar intentando perder peso en estos momentos. La necesidad de contar con alimentos que den respuesta a necesidades concretas (sean alimentos sin gluten o sin lactosa, por ejemplo) comienza a ser clave en la restauración.

3. ESTÓMAGOS SENSIBLES. La evolución de las ventas minoristas revela que los consumidores gastan menos dinero en aquellos alimentos con un elevado contenido en grasa, azúcar o sodio, pero que siguen permitiéndose caprichos más saludables. Según Nielsen, por ejemplo, el porcentaje de encuestados que afirman seguir una dieta especial baja en grasa supera en Europa el 20% (llegando al 37% en Asia o al 39% en Latinoamérica, por ejemplo), mientras que quienes limitan el azúcar representan ya un 22% en el Viejo Continente (el mismo porcentaje que en Norteamérica). En cuanto al sodio, un 22% de los asiáticos y un 24% de los latinoamericanos admiten restringirlo en su alimentación diaria. Por su parte, el volumen de ventas de refrescos con gas, chocolates y galletas se mantiene estancado o la baja.

4. MENOS ES MÁS. Lo sencillo está de moda. La mentalidad de vuelta a los orígenes es una prioridad en la mayoría de países. A nivel mundial, los habitantes del planeta manifiestan, de promedio, evitar los siguientes ingredientes: aromatizantes (62%), conservantes (62%), colorantes (61%), antibióticos u hormonas usados en productos de origen animal (59%), organismos genéticamente modificados (54%), edulcorantes (53%), grasas saturadas o trans (42%), sodio (41%), azúcar (34%), edulcorantes naturales (28%), gluten (26%), hidratos de carbono (25%) y carne roja (20%).

5. LA BATALLA POR LA CUOTA DE ESTÓMAGOS. Comer fuera de casa ya no es algo exclusivo de ocasiones especiales, sino que es un estilo de vida mundial para casi la mitad de los encuestados (48%), que dicen comer en restaurantes o fuera de casa una vez a la semana, e incluso más. En este sentido, para el 37% de los europeos la calidad de la comida es el argumento determinante a la hora de elegir un lugar donde comer fuera de casa, por encima del servicio (17%), el tipo de cocina (18%) y la ubicación (8%).

6. LA INFORMACIÓN AL PODER. Los consumidores son cada vez más conscientes de las repercusiones de sus elecciones alimentarias. Ya no valen las mismas normas del pasado, sino que ahora es necesario aportar trasparencia y calidad y, sobre todo, saber comunicar la idiosincrasia del establecimiento. De dónde viene el producto, quién lo elabora y cómo, empieza a ser cada vez más valorado entre el colectivo de consumidores, cada vez más hambriento de salud y cada vez más informado.

7. LAS GRASAS DEJAN DE ESTAR ESTIGMATIZADAS. El contenido en grasa ha dejado de ser el principal motivo a la hora de elegir un alimento saludable, en tanto los consumidores han aprendido que hay grasas beneficiosas (como las presentes en el aceite de oliva o los frutos secos) y perjudiciales (como las grasas de la bollería industrial y las grasas de origen animal).

8. VUELTA A LO RURAL. Los especialistas detectan una vuelta a lo rural y a los productos locales y de proximidad, que comienza a plasmarse con la preferencia por los productos agrícolas, pero también por granos centenarios y por recetas y métodos de cocinado lento.

9. CRECEN LOS FLEXIVEGETARIANOS. Los vegetarianos ‘flexibles’, un colectivo que come carne o pescado en pequeñas dosis en días señalados, comienzan a ser legión. Los alimentos vegetales cocinados con técnicas culinarias respetuosas con los micronutrientes (minerales, vitaminas, etc.) y las carnes blancas y los pescados azules, más como excepción que como norma, comienzan a escalar posiciones entre este segmento de la población.

10. VERDE SIGNIFICA ADELANTE. La redefinición del concepto ‘nutrición saludable’ ha supuesto un declive para las dietas de adelgazamiento, en favor de una nutrición positiva, estrechamente vinculada a los conceptos ‘natural’ –por contraposición a ‘artificial’– y ‘orgánico’. En la práctica, hasta el 58% de los millennials dice estar dispuesto a pagar más por estos productos.

11. EL CLIENTE SIGUE MANDANDO Y…TIENE NUEVOS HÁBITOS. El cliente quiere vivir una experiencia cada vez mejor, a precio contenido y en entornos cada vez más alejados de la gastronomía tradicional. Las raciones y platos para compartir ganan protagonismo en detrimento del clásico menú de tres platos, al mismo tiempo que aumenta el interés de los consumidores por la historia del producto y su autenticidad.



Ver mas articulos de "En Portada" Recomienda este articulo     
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006