Síguenos en:

EL GASTO DE LOS PRODUCTOS DE VERANO DURANTE LA CAMPAÑA ESTIVAL ASCIENDE A 4.534 MILLONES DE EUROS

Los españoles se gastan en productos de verano durante la campaña estival un total de 4.534 millones, según el informe “La cesta de la compra veraniega” elaborado por Nielsen. De ellos, uno de cada tres euros es consumo ocioso, es decir, copas, cócteles, aperitivos y barbacoas.

Estos productos son la punta de lanza de una cesta formada por 60 productos de lo más variopinto, que entre junio y la primera quincena de septiembre concentran el 41% de las ventas sobre el total del año. De esas 15 semanas de campaña, el pico más alto en términos de ventas, al menos el año pasado, se produce en la semana de cambio de mes de julio a agosto.

Además del mencionado consumo ocioso, ya que es temporada de barbacoas y de darse momentos de indulgencia para tomarse una copa o un cóctel con unos aperitivos, los meses de verano tampoco serían lo mismo sin un buen gazpacho o una ensalada fresquita después de haber pasado calor, productos que ocupan el 15,2% de la cesta de verano.

Pero frente a tanto ocio y frescura de productos, que a nadie se le olvide que el verano es tiempo de insectos y, para combatir la presencia de moscas y mosquitos en los hogares, tan molestos en estos meses, los insecticidas. Esta categoría se presenta como una de las más dinámica, de hecho el pasado verano experimentó un incremento del 9% en sus ventas, los que mejor evolucionaron.

Por otra parte, combatir las altas temperaturas es uno de los objetivos cuando aprieta el calor y, para ello, los alimentos más refrescantes e hidratantes son la mejor opción. No hay un verano sin helados, batidos, horchata, zumos o yogures líquidos, que representan el 13,2% del carro de la compra estival.

Asimismo, a la hora de llenar la nevera, también buscamos productos “de temporada” como la sandía, el melón, los albaricoques, las cerezas o picotas, la paraguaya o la nectarina, algunos de ellos con mucha agua y que resultan muy agradables de consumir con temperaturas tan cálidas. Estos frescos suponen el 13,4% del gasto veraniego.

Y es que, con tanto calor, el cuerpo nos pide líquido y estar bien hidratados, y para ello no hay mejor opción que el agua, una bebida que supone el 8% del gasto en esta cesta y que en temporada estival ve incrementado su consumo por el efecto del turismo. Todo ello acompañado de una de las actividades preferidas cuando llega el buen tiempo: tumbarse en la playa o en la piscina y disfrutar de un día de relajación y disfrute. Por ello los productos asociados al “momento playa/piscina”, es decir, bronceadores o bebidas refrescantes de café o té, patatas fritas o una tortilla preparada, suponen el 7,3% de la cesta.

Por esta razón, son muchos los que se preocupan por el cuerpo que lucirán en ropa de baño y deciden cuidarse para estar lo mejor posible en estas fechas. Es por ello que el consumo de tratamientos corporales y de pies y de productos depilatorios o de cosmética suman en conjunto el 5,9% del gasto estival.

Segú el experto en distribución de Nielsen, Ignacio Biedma, “el crecimiento de la cesta de verano en 2018 mantuvo una línea muy similar a la tendencia que tuvo el gran consumo a cierre de año. El hecho de que estos productos concentren casi la mitad de sus ventas en 15 semanas del año los hace muy permeables a movimientos provocados por factores coyunturales, meteorológicos o de otro tipo”.  



Ver mas articulos de "En Portada" Recomienda este articulo     
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006